Menu
Categorías

elenco

tomás: Ernesto Arias

petra: Paloma Zavala

equipo creador

texto: Abel González Melo

dirección: Carlos Celdrán

diseño escénico: Argos & Artífice

diseño de luces: Manolo Gariiga

espacio sonoro: Pablo Gámez

diseño gráfico: fermelo

dirección de producción: Gema R. Lirola | Abel González Melo

equipo técnico

luces: Jesús Darío

sonido: Marvin Lee/h3>

utilería: Alexis Avilés

tramoya: José Ramón Váquez | Angelman Vázquez

promoción: Dyelsi Jiménez

administración: Ania Linaya

realización de escenografía: Argos & Artífice

notas al programa

El escenario de Protocolo es una ciudad de la costa. Los presonajes: Petra, joven alcaldesa, y Tomás, su marido, médido del exitoso balneario internacional que ha devuelto el esplendo económico de la región.

Desde un chalet a orillas del Mediterráneo la vida puede verso en colores. pero de repente, África irrumpe en la tranquila Europa. Se dispaan las alarmas ante lo desconocido y el pánico oliga a desenterrar los errores del pasado.

También los personajes son: Tomás, el popular alcalde de la ciudad y Petra, la doctora del balneario. Es decir, Protocolo contempla dos versiones de la misma historia. Ek cambio de roles permitirá contrastar, en noches alternas, dos visiones de un conflicto. Son dos obras pero son la misma. El espectador eligirá ver una de las dos versiones. O ambas. Y enfrentarlas en espejo, al igual que este matrimonio se enfrenta.

Tenía muchísimas ganas de escribir una obra para Ernesto Arias y Paloma Zavala, quienes protagonizaron en 2013 la versión española de Chamaco, dirigida por Carlos Celdrán y estrenada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Un nuevo proceso que amplificara la investigación escénica iniciada entonces y que pudiera ser generado y compartido tanto en Cuba como en España. Y me alegra mucho que, gracias a la dedicación del equipo, a la colaboración, una vez más, entre Artífice Escénico (España) y Argos Teatro (Cuba), y la implicación de diversas instituciones, este sueño se está haciendo realidad.

Henrik Ibsen es ya una obsesión en mí. En Mecánica, junto a Celdrán y la tropa de Argos, dibujé la mascarada d euna nueva cuba de tqiqueta dese el ático de un hotel de lujo en Varadero, inspirándome libremetne en Csa de muñecas. Ocon Protocolo eh intentado concentrar Un enemigo del pueblo y convertirlo en el arco vital de una pareja, española y actual. Pero, como si de un sistema de arterias se tratase, algo de la Casa de Muñecas ha vuelto a aparecer, y algo de Mecánica.

Si en este texto lsa tres Leyes de Newton orientaron la división en actos, aquí un decálogo de reglas «protocolares» marcará la estructura de escenas.

Esta saga de Ibsenianas me estaá enseñando muchas cosas. La principal, quizás: cuánto de los otros hay en mí. Insisto en devolver esos paisajes interiores alforo cívico que es el teatro: un mapa humano donde el deber público choca con la intimidad. Y donde la mítica idea del héroe romántico propuesta por el autor noruego estalla en mil pedazos al pactar con una paradoja invevitable: ¿a quién, a qué ser fiel?

ABEL GONZÁLEZ MELO

Paloma Zavala
Share